La curiosidad electrocutó al gato

Poca veces he visto que este dicho se cumpla en hechos reales que en simples metáforas y esta es una de esas veces.

Un gatillo curiosillo andaba de cotorreo, cuando el wei vio unas chispitas que le llamaron la atencion. El gatillo se fue acercando y acercando hasta que dddzzzzzzzz, se convirtio en una masa tostada.

Esperemos esto no se convierta en la patente de una nueva trampa para gatos.

Enlace: Un (ex) gato dejó sin luz a media ciudad de Bariloche

A %d blogueros les gusta esto: