Muere el papá de las alucinaciones sintéticas

A la edad de 102 años, muere Albert Hoffman, científico que inventó el LSD (dietilámida del ácido lisérgico) en Basilea, Suiza.

El fue el primero en experimentar con esta sustancia y lo que le pasó fue lo siguiente:

Mientras sintetizaba el LSD, fue interrumpido por extrañas sensaciones; sentía bastante energía y algo de mareo, mientras mantenía sus ojos cerrados podía ver imágenes fantásticas, formas extraordinarias con muchos colores kaleidoscopicos, el efecto solo duro un par de horas. El presintió que a lo mejor había inhalado algo del LSD, por lo que al siguiente día de trabajo decidió comprobar su teoría tomando .25 miligramos de la sustancia. Sintió mareos, visiones extrañas, paralísis, ganas de reír, ansiedad, etc. por lo que decidió pedirle a su asistente que lo llevara en bicicleta a su casa.

En el camino de regreso todo lo que veía eran imágenes distorsionadas, como si estuviera viendo todo a través de un espejo curvo, así como la sensación de estar sin movimiento, cuando su asistente le comento que eso en realidad nunca había pasado.

Ya en casa, un vecino se acercó a su casa para ofrecerle leche, Hoffman lo vió y pensó que era una bruja malévola, usando una máscara… después de 6 horas el efecto pasó.

Podría decirse que ese fue el primer «trip» con el LSD, después de eso el producto se comercializó y se volvió muy común entre los adolescentes de la época (60’s), hasta que los gobiernos de todo el mundo decidieron prohibirlo ya que muchas personas alucinaban que podían volar de edificios altos cuando se encontrában en ese estado, además de recientes descubrimientos de ciertos daños mentales que eran causados por la nueva droga.

De hecho, Albert Hoffman publicó un libro llamado «LSD, mi hijo problemático«, en el año de 1979, donde defendía su uso terapeutico, aunque la mayoría de la comunidad siempre estuvo en contra de la droga, cualesquiera que fueran sus fines de uso.

El señor debe haberse sentido feliz y contrastantemente triste, puesto que le dió unas experiencias excepcionales a muchas personas pero también gracias a su descubrimiento destruyó muchas vidas de jóvenes adictos.

Inclusó bastante gente del ámbito musical confesó haber usado esta droga para inspirarse y escribir sus canciones, quien podrá olvida la canción «Lucy in the Sky with Diamonds» de los Beatles, donde sus siglas denotan la palabra LSD.

Y como algunas personas del ámbito lo saben, una de las versiones de LSD mas populares hacen honor al nombre de su creador, se les llama «Hoffmans» a pequeños trozos de papel que contienen una ligera cantidad de LSD.

Así que, fanáticos de esta droga, se vale soltar lágrimas de tristeza.

Enlace: Obituary 

Limpiate el culo… a la moda

El papel  higiénico ha sido utilizado desde tiempos inmemorables para diversos fines, la mayoría de ellos, de aseo personal, y como hoy en día la tendencia es estar a la moda hasta en las cosas mas simples,  desde Europa nos llega este producto, papel higiénico de colores, para que te limpies de lo lindo, los mocos por supuesto.

papeles.jpg

Desde su sitio en internet se puede encargar el envío de estos, lo malo es que ahora solo por el momento estan disponibles en Europa, pero no pasará mucho tiempo antes de que estos lleguen a este lado del charco.

Enlace: Renova Online

Panecillos hechos de papel

¿Comidas bizarras? hay una gran cantidad de alimentos hechos de materiales nada normales, un ejemplo de esto podría ser, panecillos hechos 60% de papel de desecho. Esto se dio a conocer luego de que el canal de televisión CCTV realizó un reportaje, donde puso al desubierto a los vendedores de este producto, quienes recortan trozos de cartón viejo para mezclarlo con carne grasa y glutamato monosódico para disimular el sabor.

carton.jpg

Estos bocadillos se conocen con el nombre de «baozi», y forman parte de la nueva preocupación por la calidad de los productos, como los ya mencionados juguetes con pintura de alto contenido de plomo.

Se le cuestionó al dueño del negocio sobre si él consumía estos productos, a lo que respondio: «No, yo no los como.»

Enlace: Al Jazeera English